jueves, 1 de marzo de 2012

AUTOCRÍTICA: La responsabilidad de los contenidos.

En los tiempos que vivimos, especialmente duros, debemos ser especialmente responsables de nuestras publicaciones. Yo respondo de mis publicaciones. Así lo he elegido, porque elegí ser libre pensador... Aunque esto conlleve una lluvia de crochets de izquierda y de derecha.

Respondo de mis publicaciones. Si deseo influir en la opinión pública, deseo hacerlo de forma que induzca al público a formar libremente su opinión. Y hay cosas que he publicado que, si no dejan de ser ciertas, no muestran caras del prisma de los que soy consciente. Y al ocultarlos, he hecho trampas.



Me refiero a las duras críticas que he venido haciendo al negocio de la televisión. Comenzaré mi autocrítica aceptando que he pecado de los típicos males de los análisis de cartera de negocios, en concreto, de Boston Consulting Group. Ese pecado es que le doy prácticamente toda importancia a lo que será, minimizando la realidad de lo que es. Para ser más claro... Si digo que los señores de la televisión son dinosaurios que se niegan a cambiar a sus vacas que perrean, y ensalzo los nuevos modelos de negocio en internet... Estoy haciendo trampas.

Los datos del Informe de Contenidos Digitales de AMETIC indican que:
  1. La implantación de los terminales de televisión en España roza el 100% de los hogares.
  2. Apenas un 63% de la población entre 16 y 74 años usaron internet en el último mes y su desglose en franjas de edad mostrará una relación directa de consumo de internet con la edad. El 93% de la franja de 16-24 años ha usado internet, descendiendo paulatinamente a un 13% en la franja de 65-74 años. Más o menos la mitad del tráfico de internet corresponde a vídeo.
  3. El 27% de la población española entre 16 y 74 años consumieron contenidos televisivos en internet. De un 50% en la franja 16-24 años desciende hasta un 3% en la franja 65-74 años. Desconozco el tiempo de consumo por sesión, persona y día.
  4. 234 son los minutos por persona y día de consumo de televisión medio en España.
  5. La implantación de NetFlix en EE. UU. como líder en su modelo de negocio apenas llegaba al 7% de la población de EE. UU.
Con estos datos sueltos, podemos afirmar que si bien la TDT es una Vaca (que sí. perrea, pero muy lentamente), seguirá dando leche muchos años. Esto no quiere decir que se deje de invertir en TV, si no que se debe apostar por los nuevos modelos de negocio hasta que se implanten a medio-largo plazo. Es preciso no descuidar los negocios tradicionales, porque, hoy en día, son el principal motor de la economía de contenidos audiovisuales. N
Hoy por hoy, no podemos pedirle el mismo dinero a Youzee que a Tele5 por preventas de derechos de explotación. Y como no se puede, si queremos vivir negando a la televisión, tendremos que hacer productos de menor envergadura y de menor calado.

Lo mismo digo con la publicidad ultrasegmentada y personalizada de internet. Hoy por hoy crece, pero no es ni de lejos la gran fuente de inversión ni de impacto. A través de la TV seguiremos haciendo llegar nuestro mensaje a más personas. Nos guste o no la realidad es ésta, y no está la cosa para cagarla.

No neguemos la innovación las incógnitas. Pero no neguemos la tradición.

Ya veremos qué pasa después.

Lección de responsabilidad la de la aseguradora permanente Crimson en el vídeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario